Corazón a papel

Recibe mis publicaciones en tu correo

Ventanas

Los fundamentos sostienen una casa, pero las ventanas sostienen a los que llegan a habitarla. Por un tiempito, me tocó trabajar en una oficina sin ventana y decir que no funcionaba muy bien en ella es poco. Sobrevivía como las ballenas, que salen a la superficie para tomar oxígeno para poder sumergirse otra vez… así hacía, salía cada cierto rato a ver el cielo, las nubes, el árbol que tenía cerca, a saludar gente, y volvía a sumergirme, o al menos a tratar.

Amo mis ventanas, o más bien, lo que me permiten. No hay día que no me asombre de lo que atraviesa cada vidrio… el fundamento de una casa necesita ser excelente, fuerte, atendido y revisado, pero ¿se imaginan un fundamento que soporte 20 pisos y en ninguno de esos pisos pudiera entrar luz o belleza porque no se planificaron ventanas? sería un escenario de pesadillas, una mansión de terror.

Hace un tiempo tuve un sueño algo raro pero al mismo tiempo, bastante claro. Yo entraba a una casa sencilla, vieja, que no habia recibido una mano de pintura hacía decadas y en uno de los cuartos estaba una bella señora costurera, bien vestida, tan contenta, trabajando. Y yo me fijaba en que su única ventana era una apertura horizontal pequeña hasta arriba de la pared, donde apenas entraba luz, no digamos una vista. Y oí una voz diciendo «mira todo lo que ella hace con esa pequeña ventana. Tu tienes una enorme». Fin.

Me hizo pensar mucho ese sueño… y en muchas maneras, me puso en marcha. Estoy consciente del lujo que tengo ahora, de vivir y trabajar en un ambiente protegido, pero con la posibilidad de ver hacia afuera y pienso en quienes se levantan «de noche», sabiendo la hora porque el despertador suena, no porque la luz suavecita de la madrugada que se cuela por la ventana les avisa; y luego, salen a refundirse en cuatro paredes para esforzarse mucho realizando tanto del trabajo que hace el mundo girar. No lo había pensado, pero le debo mucho a gente que no conozco, que no sabe si hay sol o lluvia durante el día, porque es el trabajo que les toca, y no hay opción de desesperarse y salir a ver el sol o saludar gente.

Ellos son su propia ventana, llevan el sol adentro…

Hay gente extraordinaria porque nos inspira con grandeza, actos heróicos y talento deslumbrante y hay gente extraordinaria, que hace trabajo callado, repetitivo y «aburrido» en lugarcitos sin ventana, día tras día. Ambos son regalos de Dios y ambos son piezas claves que sostienen al mundo. Ventanas que permiten luz de diferente forma. Gracias.

Firma Aixa de López

7 respuestas a “Ventanas”

  1. Me encanta el contenido 😻
    Y te admiro mucho 😊
    Bendiciones desde Nicaragua 🇳🇮🔥🇳🇮

  2. Jazmín Rangel dice:

    Hola! Me inspiras a seguir de pie con tu vida! Eres muy bendecida. Soy mamá de 5 niños y es una bendición!! Pero una gran labor y yo te admiro..

  3. Gabriela Paola Mejía Ojeda dice:

    Que hermoso!! Trajo a mi memoria el pasaje donde Jesús dice que Él es la puerta,🚪y pensé que nosotros debemos ser las ventanas🪟💞

  4. Olya dice:

    Me recordó a mi mamá! Ella es costurera y trabaja desde las 4 de la madrugada…Gracias por recordarme de que ella es pieza clave… 😭🙌🏽🤍

  5. Karla Jamileth dice:

    Agradeceré a Dios lo que puedo y no puedo recibir desde mi pequeña ventana ✨🌟

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0
    0
    Tu Carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar a la tienda