Corazón a papel

Recibe mis publicaciones en tu correo

la explicacion

Abuelita Alice. Dulce. Sin excusas.

Abuelita Alice. Dulce. Sin excusas.

Por Aixa de López

 

“¡Hacé sho!” le dijo una nena a la otra.

Lo que se desencadenó fue un drama: La ofensa, la corrección, el perdón. Todos los elementos para una buena novela.

Pocos en esa aula saben porqué la nena dijo eso. Lo que pasa es que ella ha pasado por mucho dolor. Ha visto violencia intra-familiar, ha sido sujeta a ese tipo de palabras, y es lo que sabe hacer. Esa es su explicación… su explicación.

Sabiendo de dónde viene, permite abarcar la situación con mayor destreza y empatía, se puede cobijar donde está desprotegida. Pero se le debe amar lo suficiente para entender su explicación, sin excusarla. Dejarla ser un animal herido que hiere a quien se le pone enfrente es una injusticia y una crueldad. El amor verdadero entiende los motivos pero no lame heridas.

Todos tenemos largas historias detrás. Si se pudiera ver, se vería algo así como cuando uno entra al baño y se le pega a la suela del zapato una tira de papel toilet. Historias que explican porqué rayos somos como somos. Todos tenemos nuestra explicación, y corremos el riesgo de volverla nuestra excusa, nuestra bandera de lástima, que fácilmente se utiliza como garrote que apalea a quien se atreva a tratar de ponernos un espejo enfrente.

La gente que ha pasado por dolores extremos y envejece dulcemente, sirviendo a los demás, sin echar la culpa a sus genes, mala crianza o diagnósticos, me causa un nivel de asombro y admiración enormes. Como la abuelita Alice, abuelita de mi esposo. Una mujer que tendría la lista de excusas perfectas para ser una mujer amargada y difícil, pero que se sienta en su silla de ruedas, con sus huesitos vueltos nada, a la entrada de la iglesia a saludar y orar por quien lo necesite. Sonrisa infaltable y anécdotas del amor y la belleza de Dios a la orden del día. De mis mujeres favoritas.

No sé, hay gente que se vuelve experta en desenterrar a los culpables del pasado, sacan algún tipo de especialidad en arqueología de desgracias y se limitan a ir por la vida como aplanadoras que gritan que la explicación de su historia pasó a ser la gran excusa que les autoriza arrasar con quien se atraviese… porque “así son”.

No gracias. Que Dios me desbarate todas las excusas. Que me confronte y me haga llorar si es necesario. Que sea mi estándar. Que nunca me deje en paz con mi berrinche. Si alguien comprende mi explicación es Él, si alguien estuvo allí, fue El. Si a alguien jamás podré engañar es a Él. Si alguien me puede rescatar de mi telaraña de excusas es Él. Que mi pasado y sus dolores sean redimidos por Jesús al punto de volverme dulce hacia Él, porque veo más claro su gran amor. Que Dios me salve y sea mi nueva gran explicación…

 

Aixa de López está…

En Twitter, en Facebook, en su Blog

 

Firma Aixa de López

3 respuestas a “la explicacion”

  1. antonieta palencia dice:

    bendiciones. siempre leo sus blog envio mi nuevo correo

  2. Mariza dice:

    Me encanto que Dios te siga bendiciendo grándemente y que nunca deje de sorprenderte
    BENDICIONES!! 🙂

  3. Gladis dice:

    Dios la siga usando y bendiciendo, me anima y la siento muy cerca ,Gracias por su tiempo y el amor que desborda a traves de sus escritos.

Responder a Gladis Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
    0
    Tu Carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar a la tienda